Miriam Aparicio, blues piano Miriam Aparicio, blues piano
Menu

El círculo de Selbst

«Per molt que sapies es molt mes lo que ignores»

Eliminan el olor

Ayer
hice un escrito a raíz de un mensaje incorporado a la caja de un producto de
higiene íntima. Lo cargué de sorna y una pizca de rabia e indignación. Luego
pensé que no era la mejor manera de expresar lo que pensaba. Básicamente porque
con ese tono igual había gente que no iba a entender el fondo de la cuestión.

Así
que algo más rebajadita y con un enfoque ligeramente distinto voy al lío.

Eliminan
el olor. Ese es el mensaje que habré visto miles de veces en la caja de los salvaslips.
Ayer tuve la duda de cuál es el uso recomendado para este producto. Leí algunas
cosas. Las diferentes marcas que los comercializan recomiendan su uso diario tanto
para eliminar olor como para recoger el flujo leve: “Siéntete limpia y fresca
todo el día, todos los días”

¿Quién
va a ser la guapa que se va a arriesgar a ir oliendo mal por ahí? ¿Eh??

Ay,
espera. Inhala, exhala…

Y
ayer también al volver a ver, esta vez
con intención,  el mensaje en cuestión me
dio por pensar: ¿sólo olemos nosotras? ¿No es curioso que no conozcamos un solo
producto de higiene íntima masculina que cuide también sus olores o sus
cositas? ¿Ellos no huelen?

Si
lees por otros sitios la cosa cambia ligeramente. En páginas que comparten
temas sobre ginecología apuntan que el uso del salvaslip a menudo incluso
acentúa el olor, por no hablar de los productos químicos que llevan. No voy a
ahondar en esto, cada uno ya buscará la información que quiera conocer al
respecto.

Lo
que me interesa de todo esto ahora no es el tema higiénico en sí. Lo que me
interesa es el mensaje.

Evidentemente
olemos. Huelen ellos. Olemos nosotras. De otra manera, olvídate de la
perpetuación de la especie, digo yo.

Bajo un
inofensivo mensaje de supuesto cuidado a nuestra apariencia, en este caso
odorífera, encuentro otro más perverso: hueles mal. Yo le puse atención ayer
pero lo llevo leyendo y oyendo toda mi vida fértil. Ese mensaje se graba. Supongo
que en eso se basa la publicidad y la sociedad esta en la que vivimos. Me
pregunto la cantidad de mensajes normalizados de todo tipo que llevamos grabados a sangre ya.
Quizá es momento de ir abriendo los ojos.

Nos
quieren asépticos, en más de una acepción, por cierto. Asépticos y consumiendo.
Y uso el plural masculino genérico, sí, porque me da la gana (a propósito ¿cuántas
mujeres hay en la RAE?)

Las
mujeres no huelen. Los hombres no lloran. ¿Acaso no es lo mismo?

Os dejo el enlace a un artículo sobre el tema AQUÍ. para los perezosos 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>